En el nombre del Señor

“- ¿Por qué desatáis al borrico? – El Señor lo necesita”

FOTO A

Jesús entraba en Jerusalén, la Ciudad Santa, la ciudad del Templo, con la gloria de los hombres y saldrá de ella con la Gloria de Dios. Todos esperaban a las puertas de la ciudad con sus palmas ondeando y vitoreando la entrada de Jesús, Él era famoso, como cualquier Lady Gaga o Auryn y recibió la gloria de los hombres, recibió vítores y gritos que pronto se transformarían en gritos de “¡crucifícalo!”. Cómo dice Luis Amigó la Fama es humo y así es la fama de los hombres que te sube a lo más alto para desvanecerse.

Ahí está la falta de perseverancia del ser humano, tan pronto te firma una petición para salvar refugiados como se pone la bandera de Francia en su perfil, o hace una publicación por la igualdad de derechos; eso sí luego al salir a la calle dirá con sus amigos: “estos inmigrantes nos quitan el trabajo”, “los franceses están siempre tirándonos la fruta en la frontera”, “es que las mujeres son…” o “a los chicos les falta…”. Y así estamos ondeando nuestra palma, diciendo unas cosas y haciendo otras, enfriando cada vez más nuestro corazón.

Jesús lleva toda la Cuaresma interpelándonos “¡CAMBIA! ¡HAY TIEMPO! ¡HAY ESPERZANZA!” pero ese cambio pasa por Él, esa esperanza pasa por Él, ese tiempo es el Suyo. Hoy vivimos en la vida del Yo y del mí y del para mí.

En la época de Jesús los Judíos estaban en búsqueda, sentían que faltaba poco para que viniera el Mesías y por eso le preguntaron a Juan Bautista y él señaló a otro en el tiempo de Dios y en la espera. Los Judíos querían tener un mesías, un salvador, y se conformaban con cualquier cosa y pronto se lanzaban a las calles a vitorear a cualquiera porque era SU decisión, era algo que ellos querían, no algo que viniera de Dios. Pero Isaías nos lo deja claro:

“Mi Señor me ha dado… mi Señor me abrió… el Señor me ayuda… Y yo no me resistí ni me eché atrás…”

Jesús entra en Jerusalén con toda su fuerza, dispuesto a predicar en el Templo lo mismo que había estado predicando en las sinagogas de Galilea y Judea, en las que a veces casi le echan a palos del pueblo, Jesús sabía salir corriendo de los pueblos porque aún no había llegado su hora… Pues en Jerusalén no iba a ser menos, sí curó, curó piernas, lepras, cegueras y corazones pero la curación que viene de Jesús es exigente: “ve y no peques más”, te remueve el corazón. Y claro las gentes de Jerusalén empezaron a molestarse, ellos tenían SU idea de mesías y esto no encajaba en SUS planes.

FOTO B

Las gentes se sienten traicionadas, se siente solas “¿por qué me has abandonado?” nos dice el salmo. Pero la respuesta es clara, Jesús nos la lleva diciendo toda la Cuaresma: “Pero tú Señor ven corriendo a ayudarme”. Oración, cuando uno se siente alejado, perdido y sumido en SUS cosas… TÚ SEÑOR ven y ayúdame, acercarte más a él. ¿Y cómo? Con la oración.

Pablo en su carta nos da una bofetada de humildad y nos recuerda, que aunque yo esté muy cerca de Dios, no soy Dios, no decido por Él, sino que Él decide por mí, y que tengo que humillarme, tengo que rebajarme, quitar parte de la arena para echar abono. Quitarme algo para mejorar.

Y por último Jesús no nos deja solos, instaura la Eucaristía, con un mensaje claro: ¡sigo aquí! Estoy con vosotros.

twitter-1024x1024 #PJA2016 @Juvamesp

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s