Archivo de la etiqueta: Lecturas

¿Estamos dispuestos a cambiar por Él?

Hoy domingo de Ramos da comienzo la  Semana Santa con el recuerdo de la entrada de Jesús a Nazaret arropado, por multitud de gente. Una imagen muy distinta a la que padeció el viernes de dolor, donde fue crucificado casi en soledad.

Sin duda alguna, Jesús es la persona a la que yo quiero seguir, Él dio su vida por nosotros, pero no lo tenemos que ver como algo triste, si no como una oportunidad para cambiar.

Nosotros tenemos la oportunidad de recibirlo cada mañana, pero ¿cómo lo hacemos? Muchas veces, nos limitamos a recibirlo con una oración y  nos olvidamos de Él durante el resto el día, hasta la noche, que si nos acordamos, hacemos otra oración o nos limitamos a decir un “padre nuestro” o lectura del Evangelio.

domingo-de-ramos-fano-2

Este pasaje de la vida de Jesús, a pesar de ocurrir sobre el año 30 de nuestra era, es muy actual ya que esto sigue pasando a nuestro alrededor. Cuando las cosas nos van bien, tenemos a mucha gente alrededor que nos dice lo buenos que somos, lo bien que lo hacemos… pero cuando nos van mal, desaparecen casi todos, aunque siempre tenemos, al igual que Jesús, nuestro pequeño grupo de fieles.

Normalmente nos olvidamos que dentro de este grupo de fieles, está Jesús. Es, en estas situaciones, cuando nuestra fe flaquea, no entendemos por qué las cosas han pasado así y al igual que Jesús podemos pensar, “Dios mío, Dios mío, porqué me has abandonado”. En este vídeo nos hace reflexionar que Jesús siempre está a nuestro lado aunque no lo veamos ni lo sintamos, Él nunca nos abandona.

 https://www.youtube.com/watch?v=WsZH4xIMap0

Sin duda alguna, Jesús es la persona a la que yo quiero seguir, Él dio su vida por nosotros, pero no lo tenemos que ver como algo triste, si no como una oportunidad para cambiar. Este cambio está dentro de nosotros ¿estamos dispuestos a  cambiar por Él? Tenemos que dejar a un lado nuestros miedos, comodidades, tenerlo presente durante todo nuestro día y verlo y sentirlo en cada momento. El Papa Francisco, durante la Jornada Mundial de la Juventud dijo “Para seguir a Jesús, hay que tener una cuota de valentía, hay que animarse a cambiar el sofá por un par de zapatos que te ayuden a caminar por caminos nunca soñados y menos pensados”

Para acabar, os dejo una pequeña oración:

Dios, Padre Bueno, tú que nos amas hasta el extremo, ayúdanos a poner en práctica tu Palabra de Vida. Enséñanos a amar a los demás con todas nuestras fuerzas, y que nuestro amor no se quede en buenas palabras sino que se traduzca en obras de justicia, de amor y de servicio a favor de todas las personas, especialmente a los más pobres. Amén.

 

SÍGUENOS EN:

instagram-logo-vector-download

  Instazagaloli 

twitter-1024x1024

   JUVAMesp

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

CIEGOS EN FE

Leyendo el evangelio de este domingo, cuarto domingo de #Cuaresma, me doy cuenta que el dicho de no hay más ciego que no quiere ver nos va bien para describir cómo estamos viviendo la fe nosotros en la actualidad, nos ocurren muchas cosas buenas a lo largo de nuestra vida y en la mayoría de las ocasiones no nos acordamos quién está ahí para que todas esas cosas estén ocurriendo, rara vez nos acordamos de darle gracias al Señor por todas esas alegrías y triunfos.

Este tiempo de cuaresma es un tiempo de reflexión, de mirar en nuestro corazón y saber qué es lo que necesitamos, qué es lo que realmente nos hace felices pero siempre teniendo muy presente a Dios

xxx-to-b-fano

Estamos ciegos cuando pecamos, cuando no miramos más allá, cuando nos dejamos llevar por las apariencias, cuando no nos abrimos a los demás y le ayudamos…

Ciegos también cuando el egoísmo sólo nos deja pensar en nosotros mismos y nos hace huraños. De este modo, intentamos llegar a la felicidad, sin éxito alguno. No nos damos cuenta que nuestra felicidad también está en el prójimo y en seguir el camino de fe que Jesús nos ofrece.

Este tiempo de cuaresma es un tiempo de reflexión, de mirar en nuestro corazón y saber qué es lo que necesitamos, qué es lo que realmente nos hace felices pero siempre teniendo muy presente a Dios. Porque a veces tenemos ciego el corazón y como dice el principito “solo se ve bien con el corazón”.

La reflexión podemos empezarla con la misma pregunta que aparece en el evangelio de San Juan “¿Crees tú en el Hijo del hombre?”  “¿Y quién es, Señor para que crea en él?”  ¿Cuántas veces hemos juzgado a alguien por nuestras apariencias? y ¿Cuántas veces nos hemos equivocado por ello?

Porque a veces nuestro prototipo de personas no nos encaja con la realidad… tenemos que evitar juzgar a las personas solo por las apariencias.

En la primera Lectura del primer libro de Samuel, refleja cómo a Dios no le importa las apariencias y él se fija en el corazón de cada persona. Tal y como podemos comprobar que él hizo para elegir al rey David de entre sus hermanos.  “No te fíes en las apariencias ni en su buena estatura. Lo rechazo. Porque Dios no ve como los hombres, que ven la apariencia, el Señor ve el corazón”.

articulos-229558Por eso cómo le dice el apóstol San Pablo a los Efesios, debemos caminar cómo hijos de la luz –toda bondad, justicia y verdad son fruto de la luz-, buscando lo que agrada al Señor, sin tomar parte en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien denunciadlas.

Esa luz es la que nos une, la luz fuerte que nunca se apagará si continuamos por el camino que Dios, nos guía cómo cuando vislumbramos un faro en mitad del mar en el momento de creernos perdidos.

Por eso nos dice “Despierta, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y Cristo será tu luz.”

Todo ello, me recuerda al mensaje del Papa Francisco I en la JMJ de Cracovia en el que nos dijo a los jóvenes: “levantarse del sofá, ponerse los zapatos y salir a caminar por senderos nunca soñados siguiendo la ‘locura’ de un Dios que nos enseña a encontrarlo en el hambriento, el sediento, el desnudo, el enfermo, el preso, el inmigrante, o el vecino que esta solo”.

Nosotros como cristianos tenemos que salir, salir de nuestra zona de confort y hacer que todos conozcan esa luz, hacer que esa luz resplandezca, y además como amigonianos tener misericordia en los demás como hizo también nuestro Padre Fundador Luis amigó. Ver esa luz en cualquier pequeña cosa que hagas a beneficio de los demás, obteniendo la mayor recompensa que se puede alcanzar, cómo es la satisfacción personal de estar haciendo lo mejor para los demás.

¿Y tú? ¿Cuándo sientes esa luz?

https://www.youtube.com/watch?v=NNCSMm9mnuw

SÍGUENOS EN:

instagram-logo-vector-download

  Instazagaloli 

twitter-1024x1024

   JUVAMesp

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM