Archivo de la etiqueta: JMJ Amigoniana

Nuestra credibilidad

Hoy viernes, Francisco nos ha dicho que «en la acogida a los marginados, heridos en el cuerpo, y la acogida al pecador, herido en el alma, se juega nuestra credibilidad como cristianos, no en las ideas».

Así se ha expresado el papa durante el rezo del via crucis en el parque Blonia. Cada estación estaba relacionada con una obra de misericordia. Aludiendo a ellas, Francisco también nos ha dicho a los jóvenes que «sin la misericordia no podemos hacer nada», y que «estamos llamados a servir a Jesús crucificado en toda persona marginada, a tocar su carne bendita en quien está excluido, tiene hambre o sed, está desnudo, preso, enfermo, desempleado, perseguido, refugiado, emigrante». «Allí encontramos a nuestro Dios, allí tocamos al Señor», ha añadido.

«Ante el mal, ante el sufrimiento, ante el pecado, la única respuesta posible para el discípulo de Jesús es el don de sí mismo, incluso de la vida. Es la actitud de servicio. Si uno que se dice cristiano no vive para servir, no sirve para vivir. Con su vida reniega a Jesucristo», ha concluido el papa.

Previamente, por la mañana habíamos peregrinado al santuario de san Juan Pablo II y de la Divina Misericordia, situado junto al convento donde vivió santa Faustina. En ellos, además de rezar, hemos podido ver las reliquias de estos dos santos, la sotana quevestía el papa polaco cuando sufrió el atentados y el cuadro de Jesús Misericirdioso, con la leyenda «Jesús, confío en Ti».

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

Un rostro joven

El papa Francisco, durante la celebración de bienvenida a la JMJ de Cracovia, nos ha reconocido que la misericordia tiene «un rostro joven». Además, nos ha animado a que no dejemos que nos roben nuestros sueños, nuestras alegrías, lo mejor de nosotros mismos. «La vida es plena cuando se vive a partir de la misericordia, la parte más dulce, la que nunca nos quitarán».

Según Francisco, Jesucristo sabe darle pasión a la vida, nos desafía, nos ayuda, nos impulsa a levantar la mirada y a tener grandes sueños; hace que nuestra vida sea plena.

Por eso nos ha aconsejado que abramos nuestro corazón a Él durante esta JMJ, porque «cuando el corazón está abierto hay lugar para la misericordia, para acariciar a aquellos que sufren». Un corazón misericordioso abandona su comodidad, sale al encuentro del otro y abraza a todos, nos ha dicho Francisco. «Es un refugio para quien nunca lo ha tenido o para quien emigra, es ternura y compasión, es compartir el pan con quien tiene hambre…».

«Me duele encontrar jóvenes -ha continuado el papa- que parecen jubilados antes de tiempo, que han tirado la toalla sin empezar a jugar. Son jóvenes aburridos y, no se ofendan, que aburren». «Pasan la vida buscando el vértigo y la adrenalina o por vías oscuras, que terminan pagando muy caro. En definitiva, pierden los años de su vida yendo detrás de vendedores de humo», ha añadido. Pero esto, nos ha dicho el papa, es algo que nos reta, como cristianos y como testigos de la misericordia de Dios debemos de darles una respuesta.

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

Cuando menos te lo esperas 

Cuando no te lo esperas, cuando solo pasabas por ahí, cuando te fías de los demás… aparece, lo sientes, te emocionas. Hablamos de Dios, aunque ayer miércoles con el papa Francisco nos pasó lo mismo. Un grupo vinimos por la tarde desde Myslowice hasta Cracovia, y cuando paseábamos cerca del Castillo de Wawel, una muchedumbre congregada entorno a una calle nos dio la pista, ahí iba a ocurrir algo… por ahí iba a pasar el papa. Y así fue.

Esta fue una de las sorpresas del día, pero una JMJ te da muchas más a lo largo de la jornada. El encuentro con peregrinos también depara anécdotas y experiencias comunes. La excusa de intercambiar unas pulseras, unas chapas o unos botones propicia iniciar una conversación, un encuentro inesperado con alguien de una cultura diferente pero con quien de partida ya tienes algo en común, Cristo.

Y uno de estos encuentros sorprendentes fue con el obispo de Solsona, Xavier Novell, diócesis de la que Luis Amigó fue obispo. Celebramos allí hace dos años el encuentro nacional de Juvam España, se acordaba de los amigonianos y les ha explicado a la veintena de jóvenes de su diócesis quiénes éramos y nuestro carisma.

La mañana del miércoles la habíamos dedicado a una catequesis sobre la misericordia del Padre que nos dio un obispo peruano en Myslowice, ciudad donde una parte del grupo pasó luego la tarde en el festival de la juventud que organizaron allí y confraternizando con otros peregrinos.

Pero mientras ocurría esto, en el estadio de Cracovia, un grupo de hermanas y de religiosos se dedicaban a difundir nuestro carisma en un stand dentro de la feria vocacional. Una buena manera de darse a conocer y un punto de encuentro entre los amigonianos que estamos por aquí, de hecho ayer se acercó hasta allí la delegación peruana.

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

La Copa Católica


Hoy tocaba confraternizar con el resto de peregrinos alojados en Myslowice y los jóvenes polacos. Para ello nada mejor que el deporte. 


Hemos celebrado una Copa Católica de fútbol, en la que nuestros dos equipos femeninos amigonianos han llegado a la final. El conjunto masculino se ha quedado segundo. 


Y Sara Medina ha sido elegida como la mejor jugadora del torneo, llevándose de premio un paraguas, que le ha venido muy bien porque esta tarde nos ha llovido. Sí, ya hemos estrenado los chubasqueros de las mochilas. 


Por la tarde hemos tenido un concierto de bienvenida y también hemos paseado por Myslowice. Por cierto, hemos conocido a un obispo de Kazajistán, país de donde han venido ¡104 jóvenes!


La noche en familia, que muchos teníamos hoy barbacoa polaca. ¡Hasta mañana! 

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

Sobrecogidos, pero esperanzados


Ayer visitamos Auschwitz y Birkenau, dos campos de concentración y exterminio de la Alemania nazi donde fueron deportadas 1,3 millones de personas, de las que 1,1 millones fueron asesinadas, el 90% judías. 

Estos prisioneros eran transportados hasta aquí en trenes para ganado, y tres de cada cuatro eran llevados nada más llegar a la cámara de gas, donde morían. La gran mayoría, mujeres, niños y hombres que no reunían las condiciones físicas necesarias para trabajar. 


Visitar estas instalaciones te sobrecoge el alma. Tal vez sean el mayor símbolo de la sinrazón y de la barbarie humana. Al recorrer las calles de los pabellones de Auschwitz o ver las ruinas, completamente ennegrecidas, de los crematorios de Birkenau todavía puedes sentir la atmósfera de sufrimiento, horror y desesperación que se vivió en ellas. 


Si estos días habíamos hablado mucho de amor y misericordia, ayer pudimos ver todo el mal que el hombre puede llegar a hacer. Un hombre que se cree capaz de decidir quién merece vivir y quién no. Y un hombre, también, cómplice por su silencio ante la injusticia y la crueldad perpetradas contra otras personas. 


Pero Auschwitz y Birkenau también son un símbolo de memoria y esperanza. Memoria para evitar nuevas barbaries, y esperanza por construir una nueva sociedad realmente humana y fraterna. En nuestra mano queda, es la tarea que nos llevamos de aquí. 


Tras la visita a este lugar concluimos hoy lo que ha sido el intercambio de jóvenes españoles, alemanes y polacos que hemos realizado estos días, con la cofinanciación de la Unión Europea a través del programa Erasmus +. Pero seguimos por aquí, ¡porque ya estamos de lleno en la Jornada Mundial de la Juventud!

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

¡Hello everybody!

La espera, que se ha hecho laaaarga


«¡¡Hello everybody, welcome and go!!». Este es el grito de bienvenida; sí, grito; con el que nos ha recibido una joven voluntaria de la JMJ en Myslowice, el pueblo cercano a Cracovia donde ya estamos alojados.

El grupo de voluntarios de la parroquia


Lo cierto es que ha sido emocionante llegar aquí. Estamos en un barrio de unos 3.500 habitantes. Muchas de las casas, que son casi todas unifamiliares, lucían pósters con la imagen del papa Francisco y banderas del Vaticano o con el logo de la JMJ. Había vecinos que incluso se asomaban por la terraza o las ventanas para saludarnos cuando veían nuestros autobuses.

Dominik, el voluntario que nos ha grabado en video nada más llegar


Al llegar a la zona de la iglesia, media docena de jóvenes voluntarios han venido corriendo hasta los autobuses. Incluso han grabado en vídeo nuestra llegada. Tras una espera que se nos ha hecho larga por los nervios, nos han repartido las credenciales con las mochilas y nos han distribuido por familias. Con ellas hemos ido a comer y a la vuelta todo eran buenas palabras sobre nuestros padres y madres polacos. Todos estábamos emocionados, y no exageramos. 

Reparto de las credenciales


Somos el primero de los 18 grupos hispanos que nos alojaremos en este barrio. Vendremos de España, Nicaragua, Colombia, Argentina, México, Bolivia, Uruguay y Perú. En total 290 jóvenes. Por cierto, los Juvam de Perú esta mañana bien temprano se han marchado con otro grupo de su diócesis a Cracovia. Os echaremos de menos, aunque seguro que nos vemos en la JMJ. 

Nuestras nuevas mochilas


Ahora, tras una pequeña celebración en la parroquia nos vamos a conocer el campo de concentración de Auschwitz, que está aquí cerca. Pero eso, os lo contaremos en otro artículo.

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

¡Gracias, Wroclaw!

Esta mañana nos hemos marchado de la parroquia franciscana de San Antonio, que nos ha acogido durante estos días en Breslavia (Wroclaw). Por lo que nos han contado, hay un dicho en Polonia que dice que cuando recibes a un huésped en tu casa recibes al mismo Dios. No sabemos si es para tanto, pero lo que sí es cierto es que la acogida que nos han dado ha sido increíble. De verdad.

Durante estos días hemos dormido en el gimnasio de un colegio cercano y todas las mañanas nos dirigíamos a la parroquia para desayunar, lugar donde también hemos cenado y, algunos días, comido. Nuestros cocineros han sido un grupo numeroso de voluntarios de la parroquia, tanto jóvenes como personas jubiladas.

¿Y por qué hemos pasado los llamados días en las diócesis en Breslavia? Porque aquí hay una comunidad de Terciarias Capuchinas desde 1996. Son cinco, tres polacas y dos españolas. Aquí han hecho este año dos jóvenes su postulantado, aunque ahora están en Costa Rica terminando su formación antes de ingresar en el noviciado.

Las hermanas viven cerca de la parroquia y cada una tiene un trabajo relacionado con el carisma amigoniano, ya sea en un centro de día de menores en riesgo de exclusión, atendiendo a personas mayores, con enfermos terminales o en un colegio. Además, en su casa, que no es especialmente grande, también se realizan retiros, convivencias y otras actividades juveniles.

Breslavia es la cuarta ciudad de Polonia y la capital de la región de Silesia, que perteneció a Alemania hasta la Segunda Guerra Mundial. Finalizado el conflicto, los alemanes fueron expulsados y hasta aquí llegaron colonos del este de Polonia y de países soviéticos, que vivían en una sensación de provisionalidad temiendo que llegara un día en el que perdieran las casas que habían ocupado.

Tal vez por eso, según nos han dicho, sea una ciudad que no tiene un sentimiento de identidad muy arraigado, o viéndolo de otro modo, tal y como reza su lema turístico, es un lugar de encuentro que acoge al forastero como si fuera uno más, porque ellos también lo han sido.

Y en esa construcción de la identidad de la ciudad están jugando un papel importante unos pequeños gnomos que te encuentras por todos los sitios del centro. Parece ser que durante la época comunista un grupo de la resistencia empleaba por las calles los dibujos de unos enanitos para comunicarse entre sí sin levantar sospechas. Estos gnomos cayeron en gracia y han sido adoptados, hoy día, como uno de los símbolos de Breslavia.

Lo cierto es que han sido unos días increíbles. ¡Muchas gracias, Wroclaw! Ahora nuestra JMJ Amigoniana continúa en Cracovia (Mysowice).

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

Y tú quién eres: ¿el hermano pequeño o el mayor? 

Esta ha sido la pregunta que nos ha lanzado esta tarde Marino Martínez, el superior general de los Religiosos Amigonianos, durante su catequesis. ¿Quiénes somos en la parábola del hijo pródigo? ¿El hermano pequeño o el mayor? 

El pequeño sale de sí mismo y se pone en camino. El hijo mayor, en cambio, no quiere salir de su zona de confort. Además, vive en la casa pero no conoce a su padre y ni siquiera reconoce a su hermano como tal. 


El padre Marino nos ha animado a ser misericordiosos como el padre de la parábola. Para ello, primero debo darme cuenta de que Dios es misericordioso conmigo, debo sentirme amado por Él. Así podré ser yo misericordioso y después, ejercer la misericordia de Dios. 


Por lo tanto, el superior general nos ha alentado a dejar que Dios haga en nosotros, que construya en nosotros. De lo contrario, nunca tendremos la experiencia de la misericordia. 

Pero Marino también nos ha dicho algo más nos ha animado a salir al encuentro del muchacho que sufre, ir allí donde está el dolor. Ir a buscarlo, además, como dice nuestro fundador, Luis Amigó, sin tener miedo a los despeñaderos que nos podamos encontrar. 

Esta catequesis ha sido uno de los platos principales de un domingo que hemos pasado en gran parte como grupo amigoniano en la parroquia que nos acoge. Una parroquia donde somos como uno más, la verdad. De hecho, en la eucaristía de hoy hemos participado en la celebración de los 55 años de un matrimonio y en la despedida del padre guardián del convento franciscano.


Después, hemos comido en los jardines con el padre Marino, los franciscanos, las hermanas y voluntarios de la parroquia. Tras la catequesis con el general, que ha sido por la tarde, hemos presentado la realidad de Juvam en nuestros países, y Nicaragua, Perú y Colombia nos han deleitado con bailes y canciones de sus países. 


Ahora es el momento de preparar la maleta porque mañana, bien temprano, viajamos rumbo a Cracovia, ¡nuestra JMJ Amigoniana continúa!

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

La sonrisa es universal

Sabéis que estamos en Polonia y aquí, obviamente, no se habla casi español. Además, dicen que el polaco es una de las lenguas más difíciles, y no les falta razón. No se entiende nada. A eso sumadle la cantidad de peregrinos de países con otros idiomas que están por aquí. 


Sí, es cierto, en estos encuentros internacionales el inglés ayuda bastante, por qué negarlo. Pero aún hay otro idioma mucho mejor, porque lo entendemos todos: el de la sonrisa. 


Con una sonrisa puedes decir «hola», «buenos días», «gracias», «me alegro de conocerte», «lo siento» o «hasta la próxima». Por decir solo algunos ejemplos. 


¿Y por qué la sonrisa es universal? Porque evidencia amor, y el amor lo entendemos todos. 


Un amor, en nuestro caso, por Cristo y por los hermanos. Recordad eso de «amaos unos a otros como yo os he amado». Así que, ¿cómo no te va a entender un joven coreano, sirio, neocaledonio, macaense o ucraniano cuando le sonríes? 


Y no os podéis hacer una idea la de peregrinos que hemos conocido durante la tarde del sábado, tanto en la isla de la catedral como en el concierto Singing Europa, celebrado en el estadio de fútbol de Breslavia aprovechando que este año es Capital Europea de la Cultura. 


Ya veis, muchos países, diferentes idiomas, pero la misma sonrisa, el mismo amor por Cristo y por los demás, en especial por los más débiles. 

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

Inclinados para amar


El sábado ha estado con nosotros Cecilia Pascuini, consejera general de las Terciarias Capuchinas, quien nos ha dado una catequesis. En concreto, nos ha hablado de la misericordia de Dios, un Dios que se inclina sobre la miseria humana. 

La hermana Cecilia nos ha dicho que en Dios confluyen actitudes de padre y madre. De hecho, el amor que tiene por nosotros es «como el de una madre que se inclina sobre su niño para atenderlo y cuidarlo». 


Este amor de Dios es muy delicado, nunca se impone en nuestras vidas. Y nos puso tres ejemplos de ese amor: el de san Francisco inclinado para besar al leproso, el de santa Clara inclinada para arropar a sus hermanas o el de Luis Amigó inclinado para ayudarle a un campesino a recoger el estiércol de su remolque volcado. 


Es necesario que nosotros también nos inclinamos sobre quienes sufren hoy, «porque este encuentro cambiará nuestras vidas». Además, «si somos fuego, que está vivo, prenderemos fuego al mundo», ha afirmado la consejera general. 


Cecilia nos ha invitado a dejarnos envolver por el amor de Dios y a buscarlo entre los «mil ruidos que ahogan nuestra vida». «Seamos valientes hasta el final, que no nos lleve la corriente, porque si no tal vez terminemos en un río que no queríamos». 


Tras la catequesis, nos hemos dirigido a la catedral de Breslavia, para atravesar la puerta santa del Jubileo de la Misericordia. Allí hemos celebrado misa junto al resto de peregrinos de lengua española que estamos en esta ciudad. Lo cierto es que abarrotamos el templo. 

1 comentario

Archivado bajo JUVAM