Inoculados

Sí, los de Málaga hemos terminado la Pascua inoculados de alegría y esperanza, tan necesarias para vivir y contagiarlas a los demás. Con Jesucristo todo resucita: el amor, la vida, el futuro, la luz, la alegría… 

Atrás queda el sinsentido, la tristeza y la soledad del Viernes y Sábado Santo, reflejadas por ejemplo en la procesión de los Servitas que vimos en Málaga, sencilla, a oscuras, en silencio, rezando… sobrecoge.

La amargura da paso a la alegría, como la que experimentamos mientras compartíamos unas empanadas y refrescos con los vecinos de Cajiz al terminar la Vigilia Pascual. Sus palabras eran también de agradecimiento, por haber compartido estos días, por haber salido de nuestras casas y haber viajado hasta Málaga para estar allí con ellos. ¿Por qué buscarán los astrobiólogos vida tan lejos, en otros planetas, cuando aquí la podemos tener en abundancia?

Para nosotros han sido días de encuentro, de compartir la fe, de dejarnos lavar por el Señor, de rezar por todas las personas que hoy día son “crucificadas”, de acompañar la soledad de Ntra. Madre Dolorosa, de celebrar la noche más importante del año y de festejar la Resurrección. Ahora, que ya estamos en nuestra realidad cotidiana, en nuestra Galilea, nos toca lo más difícil: encontrarnos con el Resucitado y ser testigos de su Pascua.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s