“Id a casa de Fulano”

Eso les dijo Jesús a sus discípulos, que fueran a casa de Fulano para preparar allí la que iba a ser la Última Cena. Y más o menos eso hicimos ayer quienes estamos celebrando la Pascua en Málaga, porque movilizamos a medio Cajiz para encontrar la llave de la iglesia donde íbamos a celebrar la eucaristía del Jueves Santo. Al final, fueron los niños del pueblo, esos que Jesús quería que se acercaran a Él, quienes la encontraron. 


Cajiz es un pequeño pueblo de la Axarquía malagueña que fue atendido pastoralmente durante unas dos décadas por los Religiosos Amigonianos. Con sus vecinos estamos celebrando este año la Semana Santa Edu y Vero, de Torrent; María, de Madrid; Bea, Miguel y Chivi, de Pamplona; y el P. Txetxi. Además del P. Benito y Salomé, con quienes compartimos el tiempo cuando estamos en la Villa Betania de Benagalbón, donde nos alojamos. 


Es una obviedad decir que aquí en Cajiz nosotros somos forasteros. Pero os aseguramos que ayer, día del amor fraterno, nos sentimos como unos vecinos más. Una confusión sobre la hora de la celebración permitió que compartiéramos más tiempo con sus vecinos, con sus mujeres y niños, que nos conociéramos, que nos riéramos, que supiéramos más de sus preocupaciones y de su día a día, y que saboreáramos su acogida. 


Con ellos celebramos la Última Cena, y con ellos hemos rememorado hoy la pasión y muerte de Cristo. Seguimos por Málaga, seguimos compartiendo nuestra fe y seguimos caminando tras Jesús creando comunidad amigoniana. 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s