Misericordia quiero

Foto de grupo delante de la estatua de Luis Amigó en Torrent


“Misericordia quiero y no sacrificios”, nos recuerda Jesús en el evangelio de hoy viernes. La misericordia que, por ejemplo, practicaron los primeros religiosos amigonianos que llegaron a Torrent (Valencia). Corría el mes de octubre del año 1889, a los seis meses de su fundación, cuando los terciarios capuchinos se dirigían junto con Luis Amigó desde la cartuja de El Puig al convento abandonado de Torrent. En las inmediaciones, unos campesinos que trabajaban en el campo insultaron, abuchearon y recibieron de mala gana a los religiosos. Pues bien, ¿os imagináis cuál fue el primero apostolado que realizaron los amigonianos en Torrent? Una pequeña escuela donde, sobre todo, acudían los hijos de esos jornaleros. 

O la misericordia que nos enseñan los mártires amigonianos, que murieron perdonando a quienes les asesinaron por su fe. Esta mañana, en Torrent, hemos conocido la casa donde vivía la beata Carmen García Moyón, patrona de los Cooperadores Amigonianos. 

A la izquierda, la capilla de los mártires amigonianos en Torrent, donde reposan los restos de algunos de ellos; arriba a la derecha , la casa de la beata Carmen; abajo a la derecha, Mª Concepción nos cuenta la historia de la beata.


La providencia ha querido que justo en ese momento saliera de la vivienda contigua Mª Concepción Bartual, la hija de quien era en aquel entonces vecina Carmen, la mujer que intentó retener a los asesinos de la hoy beata cuando se la llevaban de casa. Ella nos ha contado la historia. Carmen era modista y le recomendó a una clienta que quería un vestido de novia que esperara a que se calmaran las cosas (justo acababa de comenzar la Guerra Civil española) para poder casarse por la iglesia. Carmen fue delatada y a los días asesinada, le prendieron fuego. Un martirio que no nos habla hoy de odio, venganza o rencor, sino de reconciliación y perdón. 

Arriba, el P. Javier López, superior de la comunidad, nos recibe en Torrent; abajo, homilia del P. Txetxi


Como veis, Torrent ha sido hoy nuestra primera meta en este peregrinaje por los lugares amigonianos. Y nos dado una buena lección de misericordia, tan propia de nuestro carisma. 

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s