“Aquí te educan”

“Aquí te educan. No como en otros centros, que solo les importa que cumplas la medida que te ha impuesto el juez” nos cuenta Sergio, uno de los chavales que vive en la Colonia San Vicente Ferrer, regentada por los Religiosos Amigonianos en Burjassot, al lado de Godella. 

Puerta principal de la Colonia San Vicente Ferrer


Fundado en 1922 y dirigido por los Amigonianos ininterrumpidamente desde hace 74 años, es el centro de reforma (los antiguos reformatorios) más antiguo de España que está en activo. Destaca por ser un noble caserón en el centro del pueblo que tiene la puerta siempre abierta y que no dispone de personal de seguridad, a pesar de que en su interior residen jóvenes que se encuentran privados de libertad. A su lado hay otro centro de cumplimiento de medidas judiciales similares, pero este tiene unas vallas altísimas e incluso concertinas. Sin duda, la diferencia entre uno y otro está en la pedagogía amigoniana. 

Fr. José Miguel Bello, el director, nos ha explicado la implicación de los educadores, que están siempre al lado de los chavales, así como la importancia que le dan a la formación académica y a la intervención terapéutica con los jóvenes y sus familias. 

Fr. José Miguel Bello nos cuenta cómo funciona el centro


El centro cuenta con 82 chicos y chicas, con edades entre los 14 y los 18 años. A pesar del alto número de muchachos y de las escasas medidas de seguridad, solo se registran un par de fugas al año. “No merece la pena, al final te chupas aquí más días o te cambian a otro centro mucho peor” afirma Sergio, quien protagonizó una de ellas y a quien el juzgado le ha abierto otro expediente por un delito de quebrantamiento. “Pensad las cosas que hacéis, porque al final tienen consecuencias” nos aconseja. 

Iván es otro de los jóvenes que reside en la colonia. Consumía drogas y robaba. Aun así asegura que cuando salga del centro ya no lo hará, ha cambiado de actitud y este año ha obtenido el graduado escolar. Él es quien nos explica el horario de un día cualquiera en la colonia: clases, estudio, deporte, limpieza… y talleres, “que hacemos un montón”. No son solo talleres de artesanía o manualidades, sino también de emociones, por ejemplo. “Decimos cómo nos sentimos en ese momento, que no solo tienes que saberlo, sino aceptarlo”. Otros talleres son sobre drogas, para conocer los efectos de las sustancias estupefacientes; o sobre sexualidad, “los jóvenes de hoy en día tienen actitudes muy machistas, parece mentira para estar en el año en el que estamos” afirma fray José Miguel. 

Pistas deportivas de la colonia


La visita continúa y Sergio nos explica la economía de fichas, tan propia de la pedagogía amigoniana. Cada día su actitud y comportamiento son evaluados por el educador, recibiendo una pequeña paga al final de la semana si lo merece por su resultado. “Si te portas normal, te pone un seis; pero el lunes tuve un cinco… que lo compensé con el siete del miércoles”. Una evaluación diaria que se ve acompañada también por el seguimiento de un objetivo semanal, “el mío es ser más claro en mis actuaciones” desvela. 

Nuestro padre fundador, Luis Amigó, decía que “un joven que se reeduca es una generación que se salva”. Sin duda, aquí en la Colonia San Vicente Feerer se han salvado muchas. 

Deja un comentario

Archivado bajo JUVAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s