125 rosas

20140504-014157.jpg
El sepulcro de Luis Amigó cuenta desde esta tarde con 125 rosas rojas. Cada una de ellas representa uno de los años de vida de la congregación de los Religiosos Amigonianos. Pero cada rosa no es un simple número, sino que reflejan historias y vidas de entrega, de pasión y de compasión. Las hemos ofrecido por grupos esta tarde: zagales, juvam, adultos y familias… porque nosotros también formamos parte de la obra amigoniana.

La tercera jornada de nuestro encuentro, como podéis imaginar, ha estado centrado en nuestras raíces. Por ello hemos ido a Massamagrell, el lugar donde Luis Amigó fundó a los Religiosos Amigonianos y donde está enterrado. Hemos comenzado con una peregrinación desde la Cartuja del Ara Christi de El Puig, la primera casa de los frailes, hasta el convento de la Magdalena de Massamagrell, el lugar donde Luis Amigó los fundó. La nuestra era una peregrinación que recordaba, a la inversa, la que realizaron los primeros amigonianos dos días después de ser fundados.

20140504-014637.jpg

20140504-014647.jpg

Es primavera entrada. La hora es sobre las cuatro de la tarde. Nos trasladaremos procesionalmente del convento capuchino de la Magdalena a la cartuja de Nuestra Señora de Ara Christi. Comienza a moverse la procesión. Es un caminar serpenteante, perezoso. Abandonamos el monasterio por la puerta principal de la iglesia. Cruzamos la plazuela de los cipreses grandes. En seguida la devota muchedumbre se orienta a la derecha. Toma la calleja que separa el convento capuchino de las tapias de la Montañeta.

Al frente del franciscano cortejo va la cruz alzada y los ciriales. A continuación marchan en fila de uno en uno los doce hermanos amigonianos con un cirio, y una palma en su mano derecha (era Domingo de Ramos). Son los que, dos días antes, han vestido el hábito religioso. Siguen luego varios grupos de terciarios seglares de los pueblos comarcanos con sus estandartes nuevos, limpios. A continuación las autoridades que han apadrinado a los néofitos y un numeroso grupo de mujeres, con su mantilla negra y su corpiño floreado. Y también muchos hombres con su blusa negra y zapatillas de esparto enlazadas, con sus hiladillos blancos, a la pantorrilla. Son miembros de las órdenes terceras. Integran asimismo la comitiva numerosos religiosos de la fraternidad capuchina de la Magdalena. Y en el centro de la comitiva, en andas, trasladan procesionalmente la imagen de Nuestra Señora de los Dolores.

Crónica de la peregrinación realizada el 14 de abril de 1889.

Al llegar al convento de la Magdalena hemos visitado la habitación donde vivió Luis Amigó, que se conserva prácticamente igual y que sorprende por su austeridad y sencillez. El único mueble que tiene el cuarto, además de la cama, es el escritorio donde Luis Amigó escribió las constituciones de sus dos congregaciones.

20140504-015708.jpg

20140504-015757.jpg

De allí hemos caminado hasta el centro de Massamagrell, al colegio de las hermanas Terciarias Capuchinas, donde hemos comido y descansado un rato.

20140504-020826.jpg

20140504-020842.jpg

La tarde también ha sido momento para que los zagales reflexionaran, con unas piedras que habían recogido durante la caminata, sobre las dificultades que encuentran y que provocan que muchas veces se desvíen del buen camino. Por su parte, los adultos han renovado sus promesas bautismales en una celebración y los juvam han conocido el centro de protección de menores que tienen las hermanas para niños y niñas con problemas.

20140504-021032.jpg

El plato fuerte de la tarde, aún así, ha sido la eucaristía de acción de gracias que hemos celebrado en Massamagrell y que ha presidido el obispo José Sánchez, emérito de Sigüenza-Guadalajara y que conoce muy bien a la Familia Amigoniana durante sus años en Alemania.

20140504-021211.jpg

Para terminar nuestro día en Massamagrell, el disparo de una impresionante y atronadora mascletá. Celebrando por todo lo alto los 125 años de vida vivida con compasión y con pasión.

20140504-021437.jpg

La noche ha concluido con una velada/fiesta para los zagales y Juvam, y con una representación de la obra «Forever: una historia de amor eterno», en Torrent.

1 comentario

Archivado bajo JUVAM, ZAGALES

Una respuesta a “125 rosas

  1. victorgarciadiez

    Un religioso me comentó: en mi comunidad tenemos un hermano con depresión. En este encuentro se hubiese curado por la alegría que se respira.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s